Una raya en el agua

Ventana de mercado

Sánchez ha adoptado la táctica de Rajoy: quedarse quieto y dejar que los demás se desgasten en aspavientos y debates

Ignacio Camacho
Actualizado:

Pasen y vean, damas y caballeros, como cada cuatro años, el bonito espectáculo de los pactos. Sus votos convertidos en moneda de cambio para cambalaches de despacho. Esta vez, y por caprichos del calendario, el programa de la función es más amplio y son todas las instituciones, desde el Consejo de Ministros a las alcaldías, las que salen de golpe al mercado. La puja está abierta y el primer lote, el municipal, se subasta el sábado. Para los demás hay plazos más dilatados que quizá en la investidura de Sánchez se prolonguen hasta más allá del verano. Pero no se dejen distraer por faroles de tahúr ni por el ruido mediático: el desenlace tendrá pocos sobresaltos y cada oveja acabará

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho