Vendedor de libros

osé María Aznar, tercera temporada de éxito en las librerías, ahora con «Cartas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

osé María Aznar, tercera temporada de éxito en las librerías, ahora con «Cartas a un joven español», presentaba su nueva obra. Igual de delgado y de contundente que siempre, con la melena más larga, ahora con reflejos castaños, reunió a medio organigrama de la sede de Génova.

Desde Rajoy, acompañado por su mujer, Elvira Fernández, hasta Manuel Fraga, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, juntos por razones de protocolo. También estaban en primera fila Ana Botella y su hijo Alonso, además del secretario general, Ángel Acebes.

Ex ministros como Federico Trillo, Pilar del Castillo o José María Michavila, ex presidentes del Congreso y del Senado como Luisa Fernanda Rudi o Juan José Lucas, el portavoz en Estrasburgo, Jaime Mayor Oreja, diputados, senadores, antiguos mentores del propio Aznar como Feliciano Blázquez, los dos vicepresidentes madrileños, Alfredo Prada e Ignacio González, Jaime Ignacio del Burgo (UPN), entre otros muchos dirigentes del PP, llenaron los salones del céntrico hotel madrileño que acogió el acto. Todos menos Eduardo Zaplana. El portavoz en la Cámara Baja, de viaje privado y al mismo tiempo «estratégico», fue el único ausente de los políticos en activo y de peso en el PP. A Zaplana, tras la sentencia del 11-M, le ha convenido quitarse unos días de la circulación, según comentaron en fuentes del PP.

Rajoy había recomendado esa misma mañana en la reunión de «maitines» ir dejando el asunto del macroatentado y limitarse a responder lo imprescindible a los ataques del PSOE. Zaplana es la personificación del 11-M en la dirección del PP porque dio cobertura parlamentaria a todas las «dudas» sobre la investigación e instrucción judicial del atentado y en el PP han asumido que insistir más en la cuestión les perjudica cada día más.

Aznar dio un repaso a la política de Zapatero muy del gusto de los presentes. Tras ser presentado por Stanley Paine, vapuleó a su sucesor en la Moncloa de corrido y a su heredero en la presidencia del PP simplemente le adornó con las virtudes que le faltan a Zapatero: «Es un hombre preparado, leal, capaz, honrado y austero».

El ex presidente se dedica a vender libros. Con los dos anteriores ya ha ganado más que en toda su etapa en el poder. Por si a alguien le preocupa lo que puede hacer el próximo año, cuando acabe el vigente contrato, cerró su intervención con el anuncio de que quiere publicar más. Un negocio redondo.