El valle de las caídas

En nombre del Gobierno, Carmen Calvo carga con el muerto que la izquierda quiso desenterrar y va de peregrina a Roma para que los curas le echen una mano en su velatorio retroactivo

Jesús Lillo
Actualizado:

Carmen Calvo pidió audiencia en el Vaticano para que monseñor Parolin le explicara el sentido de uno de los proverbios de Salomón, aquel que asegura que «el que cava un hoyo caerá en él, y el que hace rodar una piedra sobre él volverá». La vicepresidenta del Gobierno va para exégeta del Registro de la Propiedad y de las Sagradas Escrituras, a cuya lectura se aficionó entre rato y rato, mientras trataba de levantarle por lo civil la Mezquita-Catedral al Obispado de Córdoba. Llevaba Calvo dándole vueltas al proverbio del rey judío bastante tiempo, y ayer tuvo ocasión de abordar su significado con el número dos de la Santa Sede. Ni siquiera Salomón, en su infinita sabiduría, hubiera podido encontrar

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo