Vale todo

Cuanto más alto esté el perpetrador, más duro debe de ser el castigo

José María Carrascal
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tuve la enorme suerte de tener unos profesores de bachillerato que amaban su materia y gozaban enseñándola, Jóvenes, rigurosos, con la cátedra recién ganada, Francisco Bernis, Lázaro Montero. Delio Mendaña, Luciano Fernández Penedo y algún otro abrieron las mentes a generaciones de aquel Instituto con aire universitario que produjo médicos, abogados, ingenieros, científicos que descollaron en su profesión. Del mismo modo que Bernis nos hacía coleccionar minerales y plantas, a don Lázaro no le bastaba saberse el libro de texto, había que leer las obras, que el amenizaba con ejemplos y anécdotas. Entre las muchas cosas que dijo hubo una que me fascinó: «En literatura, el robo está permitido si le sigue el asesinato». Lo que quería decir que podía

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal