Urge echar al felón

Si los barones del PSOE permiten a Sánchez rendir nuestra dignidad ante Torra, serán cómplices de la traición

Isabel San Sebastián
Actualizado:

Lo que parecía imposible ha cobrado trágica realidad con Pedro Sánchez. El actual presidente del Gobierno ha hecho bueno a su maestro y mentor, José Luis Rodríguez Zapatero, cuyos mandatos serán recordados como uno de los periodos más funestos de nuestra historia: ruina, desempleo, división, enfrentamiento, irrelevancia internacional e indignidad. Ese fue el legado dejado por el anterior inquilino socialista de La Moncloa. Una herencia que Sánchez se propone acrecentar (ya asoman en el horizonte negros nubarrones de crisis), añadiendo a esas lacras la claudicación en toda regla ante un secesionismo catalán triunfante que se frota los ojos, incrédulo, pellizcándose para saber si de verdad le ha caído en gracia un interlocutor tan débil, tan cobarde, tan abyecto en su

Isabel San SebastiánIsabel San SebastiánArticulista de OpiniónIsabel San Sebastián