Visto y no visto

El único

Sánchez es el designado para consolidarse «sobre» el Estado, «el más frío de los monstruos»

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Al español le encanta el sistema (vota que se las pela y nunca lo he visto quejarse), así que Pedro Sánchez toca la campanilla de votar por… «¡un gobierno único!»

-¡España se merece un gobierno único! -contesta cuando lo invitan a «pedir perdón a los españoles», mientras paladea los versos de Almafuerte: «No soy el Cristo-Dios, que te perdona. / ¡Soy un Cristo mejor: soy el que te ama!»

Sánchez es «El único y su propiedad», el título, según Schmitt, más bello y, al mismo tiempo, más alemán de toda la literatura alemana, obra de Max Stirner, el metafísico de los vagabundos que fundó su causa sobre la nada; un Juan Bautista de Nietzsche, que le plagió y silenció. ¡Coño,

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano