El último PS (de momento)

Si es necesario, no dudará en subirse al Falcon para tirar octavillas a su favor

José María Carrascal
Actualizado:

Le han llamado encantador de serpientes, vendedor de crecepelos, malabarista, pero se me asemeja más uno de aquellos mozos de nuestra novela picaresca que mudaban de oficio en cada capítulo, según las circunstancias y el señor. Con la enorme diferencia de que Pedro Sánchez tiene como señor a sí mismo, sobre todo y ante todos. El Lazarillo, el Buscón, Guzmán de Alfarache vivían a salto de mata, buena o malamente, en tanto que Sánchez mantiene una línea recta hacia el poder y mantenerse en él a toda costa, sacrificando convicciones, programas, amistades y principios. Se ha llamado al suyo gobierno «bonito» y «Frankenstein», pero el Frankenstein es él, como si estuviera formado por partes muy distintas de diversas procedencias.

Tras

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal