El trabajo del inmigrante

Actualizado:

El trabajo de los inmigrantes es bueno para la población del Estado del que proceden, que recibe divisas; para los inmigrantes, que cobran mucho más que cobrarían por igual trabajo en su patria, a pesar de la «explotación» de que son objeto en España; para los empresarios españoles, que no encuentran trabajadores para ciertas tareas (mientras miles de españoles cobran el PER); para la economía española, que produce más; para los españoles en general, que comen parte de los productos de ese trabajo y ven aumentado su PIB.

Se perjudica el Estado español, que no cobra los impuestos correspondientes, y la Seguridad Social, que no cobra las cuotas prescritas.

Creo que el Estado podría crear una afiliación especial para esos trabajadores, válida para uno o dos años, sólo a efectos de salud y sanidad, y un Impuesto Especial, menor que el usual, que pagarían los empresarios, para colaborar a sostener el Sistema General de la Seguridad Social. Ambos sin validez a efectos de regularización de residencia.

Arturo Pérez.

Madrid.