Tocar las narices

Lo que en los 90 era machista o intolerable lo sigue siendo. Pero ahora se añade el qué dirán

Rosa Belmonte
Actualizado:

Cuando Serrano Suñer era paseado por el Retiro en silla de ruedas, pellizcaba el culo de su enfermera. «Don Ramón, nos van a ver». «Por eso lo hago». De George H. W. Bush, también nonagenario, la actriz Heather Lind contó en pleno impulso airado del #MeToo que en 2014 coincidió con él. No le dio la mano, le tocó el culo desde la silla de ruedas y soltó una guarrada. Barbara Bush entornó los ojos y un guardaespaldas le regañó por haberse puesto tan cerca. La chica aseguró que hizo público el asunto por la valentía de quienes estaban compartiendo sus experiencias. Sí hay que ser valiente para contar semejante afrenta. Nena, you too, vale, pero no me compares.

En

Rosa BelmonteRosa BelmonteArticulista de OpiniónRosa Belmonte