El test de Bertín

Todos salieron bien parados, aunque con matices

Luis Ventoso
Actualizado:

A Norberto Juan Ortiz Osborne, vástago de una familia de aristócratas, le dio de mozo por ser cantante. En los ochenta compuso un crooner-galazote, espigado y resultón, que resolvía a pesar de sus limitaciones para el canturreo. En los noventa demostró una aguda inteligencia al reinventarse como empresario y exitoso presentador de televisión. A sus 64 años, la imagen que proyecta Bertín es la de un cuñado simpático y desinhibido, perfecto para irse de cañas y reírse. Pillín, vacilón, pero sin romper nada. Proclive al consejo paternalista y siempre con un fondo de hombre fiable y clásico. Como anfitrión de un programa de entrevistas a domicilio busca confraternizar con sus invitados. Ese buenrollismo coloquial sin duda funciona y entretiene, aunque

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso