El templo

«Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar», dijo Jesús. Macron no quiere quedarse atrás y ha prometido levantar Notre Dame en cinco años

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Jesús, refiere Juan, hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas, y dijo a los vendedores de palomas:

-Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio.

Eso incluye a los millonarios que se pegan por donar dineros para reconstruir Notre Dame y a los arquitectos que se llevarán esos dineros con el timo de «un espacio laico, transparente, inclusivo y ecológico» donde la flecha de Viollet-le-Duc. Y también a esos socialistas y comunistas que tuitearon lágrimas por una catedral ardiendo en Francia, con todas las que sus ismos quemaron en España.

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano