El tembleque

El único saber acreditado por Macron es pegar (a los chalecos amarillos) sin dejar señal (en los medios)

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

El tembleque de frau Merkel disparó la imaginación. ¿Una pompa de polonio enviada por Putin al presidente ucraniano? Más bien, una respuesta nerviosa de la canciller a la pretensión de su Sacarino Macron de constituirse en Ceo de su IV Reich.

El único saber acreditado por Macron es pegar (a los chalecos amarillos) sin dejar señal (en los medios, que le dan tratamiento de Federico II el Grande), y al descubrir su ambición, Merkel, la frau que no podía temblar, rompe a flanear como el héroe de los Grimm cuando tomó una esposa que le echó encima una palangana de agua fría.

Macron cuenta para sus planes con Sánchez y Rivera, que negocian para España el protectorado francés.

-Las necesidades

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano