Visto y no visto

Teas

«Todos los conventos e iglesias no valen la vida de un republicano» es la idea que mueve a los republicanos de callejón a embestir procesiones

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Ante el espectáculo de Notre Dame en llamas, la burricie hegemónica concluye que Hitler bailaría hoy de alegría.

-El sueño de venganza del líder nazi hecho realidad. ¡Y en estos tiempos de resurgir de los fascismos!

Ésta debe de ser la nueva forma de plantear lo que Azaña («Tengo de mi raza el ascetismo y del diablo la soberbia») llamó la «cuestión religiosa», resumida intelectualmente por él en un enunciado famoso, «Todos los conventos e iglesias no valen la vida de un republicano», que es la idea que mueve ahora a los republicanos de callejón a embestir procesiones.

De aquel grande hombre refiere Alcalá-Zamora en su diario de presidente el día que dejaba de serlo:

-Azaña, grande en las pequeñeces

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano