Una raya en el agua

Tardocarlismo

La Corona registra mayor rechazo allí donde el nacionalismo ha asumido la herencia carlista con más entusiasmo

Ignacio Camacho
Actualizado:

Poco tiene de extraño que el mayor porcentaje de rechazo a la Corona se registre en Cataluña y en el País Vasco. Porque en esas dos regiones -sí, regiones, comunidades autónomas- es donde el nacionalismo ha asumido la herencia carlista con más entusiasmo, aunque ya no conciba el carlismo como eje de un conflicto legitimista o dinástico sino como un movimiento de defensa de privilegios territoriales extemporáneos y de oposición a la configuración de España como nación igualitaria de ciudadanos. No deja de resultar paradójico que ese sustrato histórico de tradición fuerista haya desembocado ahora en la demanda de un régimen republicano, pero tiene sentido en cuanto que sus partidarios saben que la abolición de la monarquía parlamentaria sería el

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho