Un sonámbulo en La Moncloa

Álvaro Martínez
Actualizado:

Como un sonámbulo recorriendo la noche y guiado por no se sabe qué ensoñación mesiánica, Sánchez sigue imperturbable a lo suyo, que no es otra cosa que atrincherarse en La Moncloa, hoy por hoy un búnker donde le custodian aquellos que allí lo pusieron y que por nada del mundo quieren que el sonámbulo abandone la estancia y regrese al mundo consciente. Naturalmente esa guardia de corps no la forman los ciudadanos, que esos ya le recordaron dos veces en las urnas que era un perdedor. No, sus custodios son los integrantes de un lobby político al que une el interés por que España no sea España, ni en su fondo y ni en su forma. Ese cuerpo de guardia

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez