Vidas ejemplares

Silencios abrasivos

No se escucha una quejasobre los regímenes más represivos del orbe

Luis Ventoso
Actualizado:

La semana está resultando amena en las mecas de las libertades y derechos humanos. En la amable Rusia putiniana, oasis de buenas prácticas democráticas, el jueves fue detenido el periodista Iván Golunov, de 36 años. Se había distinguido por sus denuncias de la corrupción y tocaba aplicarle un correctivo edificante. Los medios libres y la poca oposición que perviven acusan a la Policía de haber colocado coca y drogas sintéticas en la mochila del reportero, a fin de justificar su detención. Ya enjaulado, le aplicaron un repaso y el sábado hubo de ser hospitalizado. Curiosamente, el conspicuo drogota no acaba de dar positivo en ningún análisis. Tres periódicos osados han salido en defensa del arrestado, titulando a toda plana: «Somos

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso