Los siete pecados más que capitales

Actualizado:

La Fiscalía General del Estado recibe del Gobierno «siete» motivos para la ilegalización de Batasuna, entre ellos dos declaraciones de Otegi, incidentes en Vitoria y Lasarte, y otros pocos hasta hacer siete. No, no son siete los pecados de Batasuna, son muchos más, son tantos como atentados de ETA que no ha sido capaz de condenar, son tantos como sepelios a los que no ha sido capaz de acudir a mostrar su condolencia, son tantos como actos a favor del terrorismo y de la violencia en todas sus formas que ha fomentado y amparado, son tantos y tantos que no terminaríamos nunca.

Primero hubo una seria polémica con la ley de Partidos, pero en su gran mayoría «los demócratas» la apoyaron, ahora cuando al amparo de ese texto legal se pretende el inicio de un procedimiento para la eliminación de Batasuna, parece que unos y otros se desbancan, ¿será consecuencia del último de los comunicados de los violentos?

Ni son sólo siete, ni era necesaria una legislación nueva para declarar un acto como apologético del terror cuando se apoya a una banda armada que en democracia no puede existir.

Es triste, muy triste que en democracia se tenga que hilar fino para declarar violento lo que a la vista de todos no deja duda, es triste que en democracia haya que andar con pies de plomo para declarar fuera del ordenamiento a los que apoyan a los violentos, es triste que en democracia mueran personas por pensar diferente, y unos, que se llaman demócratas, no estén unidos como una piña para establecer la línea clara entre estar o no estar.

Con Batasuna se termina, pero cómo terminaremos con quienes sigan defendiendo la violencia, para ello ya existía y existe, un Código Penal.

José Javier Solabre Heras.

Madrid.