VIdas ejemplares

Si pincha la cortesía...

El nuevo plantón de Sánchez al Rey tal vez denote algo de su carácter

Luis Ventoso
Actualizado:

El periodista inglés Thomas de Quincey fue un curioso personaje decimonónico, al que admiraron eminencias como Poe, Baudelaire y Borges. De Quincey, que contra pronóstico duró 74 abriles, se pasó su vida perseguido por los pufos y colgado del láudano. Pero nunca le faltó ingenio. Sus ensayos lucían títulos provocativos: «El asesinato como una de las bellas artes» o «Memorias de un comedor de opio», donde cuenta su romance con el extracto de adormidera. Con ironía provocativa, nos legó uno de los elogios de la cortesía más ocurrentes. Si una persona se deja tentar por el asesinato puede llegar al extremo de acabar faltando a la buena educación, advertía socarrón.

Los buenos modales y el sentido del humor constituyen el

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso