Editorial ABC

SGAE, del caos al desprestigio

Si no se revierte la situación causará el derrumbe de la que es la sexta entidad mundial

ABC
Actualizado:

La realidad no admite paños calientes: la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha sido señalada por sus iguales, las 239 sociedades de gestión de derechos englobadas en CISAC, después de un proceso sancionador abierto el año pasado. La noticia es pésima para la entidad, para la imagen internacional de nuestra industria cultural y para la reputación de los autores en nuestra sociedad. Si no se revierte la situación causará el derrumbe de la que es la sexta entidad mundial. Por eso mismo, es la hora de exigir responsabilidad y medidas que cautericen la hemorragia de prestigio social e institucional que unos pocos en la SGAE se han permitido de manera irresponsable.

Los últimos en llegar, el equipo de la presidenta Pilar Jurado, no son los culpables, desde luego, de una crisis que hunde sus raíces en sumarios judiciales desde 2011. Pero sí son los responsables designados para sacrificarse y terminar con esa crisis en la que habrá que sanear desde los cimientos. Y el Ministerio de Cultura, encargado de la «inspección, vigilancia y control sobre las entidades de gestión» por la Ley de Propiedad Intelectual, debe arremangarse y acelerar la intervención si no hay remedio. Y hay que aclarar el papel de las cadenas de TV asociadas a la Rueda en todo lo sucedido. Demasiados síntomas señalan la falta de pulcritud y controles sobre una recaudación millonaria. Y eso lleva al núcleo del problema: la SGAE reúne autores y editores de diferente naturaleza e intereses contrapuestos. La única salida es lograr una gestión neutral, técnica y societariamente irreprochable. Los titulares de derechos deben alejarse de las decisiones ejecutivas sobre recaudación, tan lejos siempre de la equidad y bajo sospecha para el resto. Esta SGAE mal gobernada ha enriquecido sin medida a unos pocos y empobrecido la cultura y la imagen exterior de España de manera inaceptable.