Tribuna abierta

Una sensación regia agridulce

«Espero que el próximo 26-M salga un alcalde de Pamplona menos sectario y más respetuoso con la ley y con la historia»

Actualizado:

Por una decisión personal del alcalde de Pamplona, de EH-Bildu, desde el 29 de abril la céntrica avenida del Ejército ha pasado a denominarse Catalina de Foix, la última monarca de Navarra antes de la conquista del reino por parte de las tropas castellanas, que para los nacionalistas y los separatistas era la reina legítima, no así el rey actual, al que consideran un usurpador. La explicación a este arbitrario cambió hay que encontrarla en el odio irracional que el alcalde Asiron siente por el Ejército y por la Monarquía española, y con esta medida ha querido ofender a ambos.

Esta decisión no la puede justificar en la ley de Memoria Histórica, pues el Ejército no es ni el de

José Ignacio Palacios ZuastiJosé Ignacio Palacios Zuasti