La Tercera

¿Segunda vuelta?

«Como ciudadano deseo lo mejor para mi país más allá de la opción que gobierne, pero no puedo evitar la inquietud. Una realidad nacional en la que el Gobierno implora el voto de Bildu y un destacado socialista considera a Josu Ternera un «héroe» de la «retirada» de ETA evidencia un país enfermo»

Actualizado:

Los resultados de las elecciones generales del 28 de abril fueron recibidos, como siempre ocurre, con notable subjetividad por los partidos políticos. Su lectura se escoró según las apetencias y el voluntarismo de las formaciones implicadas, y los socialistas se apuntaron a una euforia rampante, apuntalada en la amplia mejoría en su cosecha de votos, pero mucho menor que las cosechas del Partido Popular durante bastantes años, con un PSOE en caída libre. Ya nos dejó dicho Marañón que «la multitud ha sido en todas las épocas de la historia arrastrada por gestos más que por ideas; la muchedumbre no razona jamás».

El espacio de la izquierda y la extrema izquierda obtuvo menos votos que el centro-derecha, sin sumar los