Visto y no visto

Seducir

Marinetti es el hombre que por primera vez habla de las mujeres, no por lo que de ellas ha leído en los libros, sino por lo que con ellas ha discutido en las camas

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Marinetti revisitado, de la mano hoy de Alfredo Valenzuela, editor del manual de seducción futurista, «Cómo se seduce a las mujeres» («Come si seducono le donne»), publicado en el 17, cuando España fue a parar al «cul de sac» del que nunca salió.

-Si nos ayudas a conquistar todas las hermosas libertades que los Futuristas queremos ofrecerte -anota Marinetti en su «Saludo de un artillero futurista a la mujer italiana»-: Derecho al voto. Abolición de la autorización marital. Divorcio fácil. Devaluación y abolición gradual del matrimonio. Devaluación de la virginidad. Ridiculización sistemática y encarnizada de los celos. Amor libre.

El fascismo, que diría Errejón, ese equino de Laclau que en la «fiesta antifranquista» (versión de Telemadrid) del Dos de Mayo

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano