Sánchez delega en Iglesias

En apenas 72 horas Pablo Iglesias ha confirmado que es, de facto, el viceprimer ministro del sanchismo en un movimiento de autoproclamación consentida que tiene cierta lógica si tenemos en cuenta que si Sánchez ha llegado a La Moncloa sin pasar por las urnas

Álvaro Martínez
Actualizado:

¿De verdad que no queda por ahí un socialista que piense en la pobre España y en su maltrecha dignidad? ¿Pero dónde están esos barones y esas baronesas, dónde la vieja guardia y su docta experiencia y presunto sentido de Estado? ¿Pero cómo es posible que admitan sin rechistar, pastueños y obedientes, que un señor de otro partido, que hasta hace dos días les insultaba, acusándoles de crímenes de Estado al grito de «¡castuza!», se pasee por las cárceles y los palacios negociando con presos golpistas y presidentes autonómicos en nombre del Gobierno de España, haciéndole el trabajo al que se supone que es el jefe del Ejecutivo?

En apenas 72 horas Pablo Iglesias ha confirmado que es, de facto,

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez