En primera fila

Rufián contra Rufián

La moderación del republicano no es fruto de la conversión sino de la impostura. Y fingir suele pasar factura en política

Ana I. Sánchez
Actualizado:

El indómito Gabriel Rufián quiere aprender a ser político. De esos que son capaces de negociar y entenderse con otros líderes por un módico precio. Al más puro estilo PNV. Ya sean gobiernos de izquierdas o de derechas, los vascos logran vender muy caros sus escasos diputados: traspasos de competencias por aquí, inyecciones de inversiones por allá y siempre con negociaciones absolutamente opacas. Tanto que los ciudadanos ajenos a la política suelen sorprenderse mucho cuando se enteran de que este partido nunca ha superado los ocho diputados. En los días previos al último reparto del hemiciclo, cuando se conoció la decisión de los socialistas de enviar a Vox al gallinero, manteniendo el partido vasco en la primera fila siendo seis

Ana I. SánchezAna I. SánchezCorresponsalAna I. Sánchez