Un Robin hood de clara con limón

Ninguna sociedad ha hecho más ricos a los pobres haciendo pobres a los ricos

María Jesús Pérez
Actualizado:

De secreto ha tenido poco. Todo lo contrario. Un reclamo populista a viva voz en busca del voto perdido. Desde incluso antes de que los socialistas aterrizaran de facto en el poder. Muy típico, y tópico, de los partidos de izquierdas, que buscan congraciarse con el contribuyente más vulnerable sin reparar en que no existe todavía en la gestión empresarial un coste que no sea repercutido en el cliente. Al final, todos somos lo mismo. Ciudadano, votante, contribuyente, consumidor, cliente... ¡No se dejen embaucar pues con esas estrategias tan manidas de Robin Hood de clara con limón!

Porque cuando este Gobierno, tan progresista, habla de que las subidas de impuestos no son para pagar las pensiones ni para reducir el déficit sino que son «por justicia social» (María Jesús Montero «dixit», ministra de la cuestión a la sazón) es para echarse a temblar. O a reír, por no llorar claro. Parece incluso una broma de mal gusto. Que yo sepa todas las subidas de impuestos tienen afán recaudatorio... ¡Ah no!, que es de «justicia social» cuando se trata de imponerlos a los ricos (definamos «rico», por favor). En cualquier caso, ¡anda ya! Si al PSOE le preocupase la justicia social, no habría subido estos años impuestos a familias y empresas (¿ricos?) en las comunidades autónomas gobernadas «a pachas» con Podemos, hasta alcanzar una presión fiscal entre un punto y hasta dos puntos superior a la media nacional. ¿O no? Que lo demuestren.

Ninguna sociedad ha hecho más ricos a los pobres haciendo pobres a los ricos. El propio Banco de España -supervisor de uno de los sectores considerados «capitalistas»-, coincidiendo con otras instituciones y economistas, ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento de la economía española hasta 2020. ¿Razones? Critica la política fiscal planteada por el Ejecutivo de Sánchez precisamente en un momento de más gasto social y agotamiento del crecimiento económico. Más gasto, aderezado con más impuestos, no da como resultado más empleo. Error. Todo lo contrario. Y como apunta la institución bancaria, más bien aumentará el paro de nuevo.

¿Creen de verdad ustedes que si el Gobierno, tal y como anunció ayer Montero, sube los impuestos a la banca (como al final a todas las empresas, vía Sociedades), o se inventa alguno nuevo, ésta no lo repercutirá en sus clientes? Rotundamente, sí. La banca -como cualquier otra empresa- considera cualquier impuesto un coste en su línea de resultados, y los costes SIEMPRE los trasladan al precio de sus productos, ya sea en forma de créditos más caros, en depósitos menos rentables o en comisiones en todos sus productos y servicios. ¡Y en un momento en el que el crédito al consumo (que lo demandan... ¿los ricos? Sí, seguro) es ya un 60% más caro que en el resto de Europa!

Más fácil: ¿por qué se grava el tabaco? Porque queremos que la gente deje de fumar. ¿Por qué gravamos el trabajo? ¿Queremos menos trabajadores? Pues eso. Blanco y en botella. NO a «este» Robin de los Bosques. Gracias.

María Jesús PérezMaría Jesús PérezRedactora jefeMaría Jesús Pérez