Nos roban la cartera y ni nos enteramos

El limpio nombre de España se va arrastrando por los medios de comunicación europeos en los que la Generalidad desembolsa cifras astronómicas

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

Podríamos hacerlo peor como país, pero no es fácil. Gobiernos de uno y otro signo han sido incapaces de combatir la propaganda de los independentistas catalanes que actúan con el dinero que reciben del Reino de España -tiene delito el asunto- y los Gobiernos españoles son incapaces de articular una estrategia alternativa eficiente.

Durante el Gobierno de Mariano Rajoy, se realizó una magnífica estrategia que hizo inútil todo intento de reconocimiento exterior por parte de los secesionistas. Ni siquiera entre los muchos países europeos salidos de una secesión en el último cuarto de siglo encontraron más que apoyos parciales y circunstanciales. Eslovenia es el mejor ejemplo de hasta dónde consiguió llegar la Generalidad de Cataluña. Pero eso sumó nada. En

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura