¿Revolución?

Un jefe comunista y un jefe separatista deciden los impuestos de España en una cárcel. ¿Es la Revolución? No, es «la conquista del Estado»

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Con motivo de la charlotada criminal de la Bastilla (la visión de la cabeza del gobernador Launay ensartada en una pica estremeció a Saint-Just, un asesino exquisito), el duque de La Rochefoucauld despertó en Versalles a Luis XVI:

-¿Es una revuelta? -quiso saber el rey.

-No, sire. Es una revolución.

Un jefe comunista y un jefe separatista deciden los impuestos de España en una cárcel… española. ¿Es la Revolución? No, es «la conquista del Estado», y sin pegar un solo tiro. Lo de Carrillo pasando por la ventanilla («concordia y café para todos») de Suárez es lo de Pablemos pasando por el top manta («fuerza intrínseca», «granito engrasado») de Sánchez: «paz social» a cambio de prebendas estatales, pues en el

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano