Reválida retroactiva

Actualizado:

Tengo 53 años, estudié hasta la Reválida de cuarto, que no es mucho. Veo que en la catedral de León hay un panel informativo de 15 metros, colgado de la torre norte donde se dice que están restaurando las vidrieras de los siglos II y III (cuando no existía la catedral).

Veo en un santuario próximo que se informa de una leyenda en la que mantuvieron una batalla Don Pelayo (s.VIII) contra Almanzor (s.X). Veo en Toledo, cerca del palacio de Fuensalida, al que han arrimado un mamotreto de hormigón, cómo una placa de reciente inauguración avisa de que allí «nació Juana II, la Loca» (que me expliquen cuántas juanas ha habido como reinas de España).

Es urgente restablecer la  Reválida y que empiecen por pasarla los que tienen alguna responsabilidad en la cultura. Porque si los que hicieron estos carteles desinformativos, los que los mandaron hacer y los que los inauguraron tienen tan poca idea de Historia es que algo está fallando. No vamos a hablar del espíritu de aldea que rezuman algunos textos autonómicos en los que se desprecia a la Reconquista, o se habla del Descubrimiento y colonización de América como si se tratara de una aventurilla. Reválida ya, con efecto retroactivo.

Arsenio Llamas García.Alcorcón.

José TomásAnte la ya inminente temporada taurina, y con todo el respeto debido a toreros de más de diez años de alternativa y cien corridas cada temporada, y a toreros nuevos y bullidores que encandilan a las masas, el verdaderamente esperado y deseado por la afición es José Tomás.

Por lo mucho que ha dicho ya y por lo que le queda por decir; por esa sensación que tiene el aficionado de que cada actuación suya es un suceso irrepetible, devolviendo a la corrida el carácter de evento extraordinario, que siempre tuvo, sintiéndolo el torero y transmitiéndoselo así a los aficionados, como si esa actuación suya de cada tarde fuera la primera o la última.

 Todo eso y mucho más es lo que nos lleva a muchos aficionados a ese peregrinaje de plaza en plaza buscando el sol que alumbra la Fiesta, José Tomás. Francisco Echávarri.Madrid.