Una raya en el agua

La reserva

El final de la violencia ha dejado intacto el tejido afectivo de miseria moral en que se asienta el micromundo de ETA

Ignacio Camacho
Actualizado:

El Mal no sólo existe, sino que a veces, a menudo incluso, vence. Y no sólo vence en los grandes dramas de una Historia salpicada de atrocidades impunes y forjada a base de bárbaras matanzas, sino que en muchas ocasiones obtiene su triunfo escondido bajo las realidades ordinarias, en el silencio de las rutinas cotidianas. Puedes comprobarlo en los homenajes que ciertos pueblos vascos tributan a los excarcelados etarras. Mira las fotos: verás a familias con niños, a abuelos risueños, a maduras amas de casa, gente corriente que jalea el retorno de los asesinos como supervivientes de una gloriosa batalla. En esa atmósfera festiva, en ese júbilo vecinal de banderitas y cohetes, late la sórdida miseria moral que Fernando Aramburu

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho