Diez muertos en el Everest

¿Quién da la vez?

Juan Pablo Colmenarejo
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dice el maestro Morante de la Puebla que no viene a Madrid porque el albero de las Ventas está en cuesta. No es lo mismo torear que hacer alpinismo. Lo que está ocurriendo en el Everest, tanto en la vertiente nepalí como en la tibetana, confirma, una vez más, que la estupidez de la especie humana no tiene límites, por lo menos cuando hay que trepar -perdón, escalar- hasta lo más lo alto. Se trata de poner los pies, hollar, en la cima del mundo y hacerse una foto, siempre y cuando se sobreviva al disparate de mantenerse quieto un par de horas, esperando turno, en el trozo de montaña que los profesionales del alpinismo llaman «la zona de la

Juan Pablo ColmenarejoJuan Pablo ColmenarejoArticulista de OpiniónJuan Pablo Colmenarejo