La purga

Pablo Iglesias cuestionó suavemente a Nicolás Maduro, Errejón entonó su oda a las tres comidas caraqueñas

Gabriel Albiac
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No viene de la tradición marxista; es una consigna acuñada por Ferdinand Lassalle, socialista prusiano al cual Karl Marx detestaba. Derechos de autor aparte, se ha convertido en dogma político: «el partido se fortalece depurándose». Mao lo tomó de Lenin, que sí conocía su origen. De dónde lo haya recuperado Podemos, me parece menos claro. Tal vez, de ese hábito de liquidarse en familia que define a la mafia peronista. Tal vez, de la facundia con que los Castro borraron a sus colegas de Sierra Maestra. O de la metódica limpia con que Chávez y Maduro se quitaron de en medio a sus primeros compañeros de armas. Tal vez. Yo, sin embargo, conociendo la exhibida debilidad de Errejón e Iglesias

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac