El «prusés», como en Adis Abeba

Cómo calificar, sino como un fraude colosal, que, por ejemplo, 100.000 euros que debían ser para la Cooperación al Desarrollo en distintos lugares del mundo terminasen dedicados al «programa de acción exterior de la Generalitat»

Álvaro Martínez
Actualizado:

No solo fue un intento de golpe de Estado, fue además un timo colosal. Como estamos comprobando estos días en ABC gracias al exhaustivo informe elaborado por el Tribunal de Cuentas, lo que ellos llaman «el prusés» en realidad fue un desfalco formidable de dinero público empleado para una causa fuera de la ley, circunstancia de la que estaban advertidos de largo los cabecillas del movimiento separatista. Les dio igual. Cientos de millones de euros fueron destinados a la «cruzada», sobre todo fuera de España, donde es más fácil que les compraran el Vespino averiado, pero con cestita, que trataban de vender como una romántica Harley que viajaba hacia la «llibertat del poble catalá». Y se centraron en el extranjero

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez