Editorial ABC

El problema de la deuda crece

La apuesta de Sánchez y sus aliados por aumentar el gasto se traducirá en más déficit, deuda e impuestos

Actualizado:

El elevado endeudamiento público es uno de los problemas más graves que padece España, ya que supone un gran riesgo para la solvencia del Estado en caso de que vuelvan a surgir dificultades en el horizonte. Y lo más preocupante es que las políticas impulsadas por Pedro Sánchez, con la inestimable ayuda de Podemos, lejos de solventar la situación, conducen a una espiral cada vez mayor. La deuda del conjunto de las administraciones públicas superó el umbral de los 1,2 billones de euros en el primer trimestre, marcando así un nuevo récord histórico, según publicó ayer el Banco de España. Dicha cuantía equivale al 98,7 por ciento del PIB, con lo que se aleja del 95,8 por ciento que prevé el Gobierno para este año. Además, el endeudamiento crece en todos los niveles del sector público, salvo en las corporaciones locales, aunque el aumento más relevante es el que registra la Seguridad Social, tras subir un 57 por ciento interanual, fruto del creciente agujero que experimenta el sistema de pensiones.

Esta evolución, además de insostenible, resulta muy perjudicial para la economía española. En primer lugar, porque obliga a destinar un alto volumen de recursos al pago de intereses, más de 30.000 millones de euros al año, a pesar de que la rentabilidad de la deuda está en mínimos históricos. En segundo término, porque esta pesada losa acaba lastrando tanto el crecimiento potencial del PIB como la creación de empleo. Y, en tercer lugar, porque constituye el mayor factor de vulnerabilidad del país ante la aparición de una nueva tormenta financiera. La apuesta de Sánchez y sus aliados por aumentar el gasto se traducirá en más déficit, deuda e impuestos, dañando aún más la solvencia estatal, al tiempo que empobrece a familias y empresas.