Visto y no visto

La prima

Una reforma electoral, no para establecer el sistema mayoritario y que los electores decidan, sino una prima de cincuenta diputados para el partido ganador

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

Una cosa es la falta de representación, que a la gente, por las colas de votar, le gusta, y otra, la mofa de la representación que propone Pablo Casado con una reforma electoral, no para establecer el sistema mayoritario y que los electores decidan, sino una prima de cincuenta diputados para el partido ganador. Esto, en pura democracia orgánica, se llama… ¡los 50 de Ayete!

En el antiguo Consejo Nacional del Movimiento, o Senado del franquismo, el general designaba cuarenta consejeros: acostumbraba hacerlo en los veraneos de San Sebastián, y se los conocía como «los 40 de Ayete».

¿Por qué 50 y no 176 y nos dejamos de tonterías? Porque lo prohíbe la Constitución, y ésa debe de ser la

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano