Una raya en el agua

El presidente bidimensional

Sánchez no gobierna, posa: su presidencia no es más que un álbum gráfico. Su legado será una colección de retratos

Ignacio Camacho
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando Sánchez abandone la Moncloa, para lo que es de temer que falten algunos años, dejará allí el colchón -para que lo cambie su sucesor- y se llevará un álbum. De fotos, claro. Fotos con mandatarios internacionales, fotos entre las estatuas del jardín como un presidente americano, fotos de campaña, fotos en el Falcon. Ése será su legado: una colección de cromos, de retratos. Sánchez no gobierna, posa: su presidencia, hasta ahora, no es más que un largo cuaderno gráfico. Al principio se trataba de crearse un halo de hombre de Estado con aquel Gobierno bonito, ya tan desvaído y pálido, que se daba aires de Camelot kennedyano. Ahora posa de dirigente que quiere gobernar y no le deja una

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho