Premiar la prudencia

Actualizado:

La nueva campaña de la DGT no conseguirá su objetivo, porque, de los cuatro anuncios, en dos de ellos el perjudicado no es el infractor: son los casos del ciclista y del paso de cebra. En los otros dos, la infracción responde a una falta de protección personal (el casco y el cinturón de seguridad), y puede que consiga que la gente utilice ambas medidas, pero no reducirá el número de accidentes. La DGT podría optar por otra medida más eficaz. Consistiría en elevar el impuesto de circulación, los importes de las multas o ambas. El dinero se destinaría a premiar a aquellos conductores que, al terminar el año, no hubieran sufrido ninguna multa ni ningún accidente. ¿A quién no le apetece que le regalen dinero? En cambio, si sólo se gana seguridad personal los que circulan a 200 km/h o bajo los efectos del alcohol es porque ya la dan por sentada.

Jaime Olbés Carrera.

Madrid.