Una raya en el agua

El posterrorismo

La paz es lo contrario de la desmemoria voluntaria, del silencio encubridor y de la reconciliación simulada

Ignacio Camacho
Actualizado:

En torno al terrorismo vasco hay una noticia buena y otra mala. La buena es que la disolución de ETA significa el reconocimiento de que ha sido derrotada, aunque lo admita a su modo torcido, deshonesto, innoble y lleno de falsa arrogancia. La mala consiste en el riesgo cierto de que su derrota no quede clara; en la posibilidad de que el relato de esta siniestra etapa se vuelva confuso o ambiguo para una sociedad ansiosa de pasar página. Y en que la desaparición de la banda, sin pedir perdón a todas sus víctimas, sin colaborar con la justicia en el esclarecimiento de los trescientos crímenes pendientes de autoría y sin una entrega real y efectiva de las armas, dé

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho