Andrés Calamaro - Tribuna abierta

La posibilidad del infinito

«Respetemos la identidad del toro bravo, que es la del pueblo y la del campo. Que sigan naciendo en el campo vivo y muriendo como elegidos en la plaza»

Andrés Calamaro
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los buenos defensores de los animales tendrían que discernir entre la crueldad y la ganadería, entre el abandono y la dehesa silvestre, entre el cautiverio y la raza. Todos somos animales, las cucarachas también lo son, pero los «animales personas» somos culturales. En un siglo somos un siglo de poesía, de canciones, de derechos civiles, de ciencia y desarrollo. De las especies animales es la humana la que está en peligro constante, somos los vulnerables.

De las «especies animales no humanas» es el toro bravo el privilegiado. La tauromaquia les da vida a estos ejemplares, que viven hasta cuatro años en el hábitat natural, cuidados y alimentados, lejos del ciclo agropecuario de la industria de la carne. No son animales

Andrés CalamaroAndrés Calamaro