Podremos

En el desencanto de los votantes de Podemos hay un afán de retorno a la comunidad política tradicional

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Se habla mucho en estos días del desencanto que ha aflorado entre las bases de Podemos, al que se le pueden buscar razones más o menos banales, de tipo ideológico o sociológico, que no aciertan a explicar la raíz más profundamente política (incluso, si se quiere, antropológica) del fiasco, que aquí nos proponemos explicar sucintamente.

Podemos no nació como un partido político al uso, en torno a unas oligarquías ya consolidadas (como fue el caso de UCD o PP), o como resultado de una operación teledirigida por la plutocracia internacional (como ocurrió en la refundación del PSOE en Suresnes). Podemos nació de una efervescencia popular sincera, amasada de descontento y repudio hacia la «vieja política», que adquirió una visibilidad rotunda

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada