Vivimos como suizos

Poderío

La línea entre machistas y feministas no está en preguntar por la talla del sujetador

Rosa Belmonte
Actualizado:

Me habría gustado pedir a la Pasionaria que se quitara el moño y mostrara el pelo suelto. A saber qué me habría dicho. Qué demonios, no me habría atrevido. El 26 de julio de 1986, en la televisión francesa, Christophe Dechavanne le pidió a Simone Veil durante una entrevista que se deshiciera el moño. Que estaban acostumbrados a verla siempre con la misma imagen. «Bien sûr». «Tout suite». Y con sus manos enjoyadas de oro empezó a quitarse tantas horquillas que no sé si habría pasado por un detector de metales. Se dejó la melena suelta. Ahí estaba ese bellezón que también lo era con moño. Una señora mayor con el pelo largo. Con ese aspecto majestuoso que tanto tenía

Rosa BelmonteRosa BelmonteArticulista de OpiniónRosa Belmonte