Pobre Venezuela

En tiempos de Toynbee, ese papel lo encarnaba Fidel Castro; hogaño lo encarna Maduro

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Deberían despertar nuestras suspicacias esas naciones corrompidas hasta el tuétano que, a la vez que condenan el detestable gobierno de Maduro, mantienen relaciones preferentes con los más detestables aún sátrapas saudíes; pues pensar que estas condenas las dicta el amor a la democracia, o al oprimido pueblo venezolano, es locura. Rubén Darío acusaba a los Estados Unidos de combinar el culto de Hércules y el culto de Mammón; y profetizaba que serían «el futuro invasor / de la América ingenua que tiene sangre indígena, / que aún reza a Jesucristo y aún habla en español». Los casi ciento veinte años transcurridos desde entonces han confirmado tristemente aquella profecía. Sólo los tontos con baldaquino pueden pensar que los gringos lamentan más

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada