Una raya en el agua

«Lo de Plácido»

La presunción de inocencia rige en el plano jurídico, en el mediático, en el social, porque es una regla de conciencia

Ignacio Camacho
Actualizado:

Te lo preguntan en las cenas bajo la dulce luna llena de agosto, entre bocado de tarantelo de atún de Barbate y sorbo de vino blanco: «¿Y tú, qué opinas de lo de Plácido?». Y tú, que eres ingeniero, o periodista, o profesor, o comerciante, o médico, o funcionario, tienes que emitir tu veredicto, culpable o inocente, como en aquel jurado de «Doce hombres sin piedad» en el que los prejuicios estaban a punto de prevalecer ante las evidencias. Pero al menos los colegas de Henry Fonda habían asistido a un juicio, con sus testificales, sus contradicciones, sus pruebas. Y tú, como tantos miles de veraneantes que en ese mismo momento debaten la cuestión en cualquier punto de España con

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho