La pistola humeante

Según Junqueras, fue una revuelta seráfica que más que la independencia perseguía un estado colectivo de nirvana

Ignacio Camacho
Actualizado:

Los acusados del procés tienen un problema, y es que su golpe fue retransmitido en directo durante varias semanas. Lo vio toda España y la parte de Europa y del mundo que fue capaz de discernir entre la realidad y las fotos trucadas que divulgaron los separatistas a través de su red mediática. No pueden negar la premisa mayor, la de la sublevación organizada cuyas imágenes son la pistola humeante que la Fiscalía esgrime como evidencia básica. Y ante esa prueba primordial vienen a argüir que el arma sólo estaba cargada con balas de fogueo e inofensiva pólvora democrática. La imposibilidad ontológica de desmentir los hechos la encubren con el mantra de que votar no es delito y demás zarandajas

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho