Pesos mosca

Es difícil comprender, oyendo a gregarios tan anodinos, cómo el Estado ha permitido que llegue tan lejos su desafío

Ignacio Camacho
Actualizado:

Rull y Turull son los Hernández y Fernández del independentismo. Sin guardar entre sí parecido físico resultan tan políticamente mellizos que hasta el Tribunal parece haber separado sus declaraciones en el juicio, situando en medio la de Romeva, para no correr riesgo de confundirlos. Contemplando el desfile procesal de estos gregarios de perfil anodino resulta imposible no preguntarse cómo gente tan mediocre pudo llevar a cabo un desafío capaz de sacudir los cimientos de un Estado aparentemente granítico. Y hacerlo además, como dijo el exconseller de Exteriores, a bombo y platillo, anunciando todos y cada uno de sus movimientos y dejando constancia de ellos por escrito. La respuesta es sencilla: sin la siesta abúlica del marianismo, sin la ignorancia remolona

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho