Vidas ejemplares

Es así, pero...

La peculiar situación política española pone en duda lo que debería ser normal

Luis Ventoso
Actualizado:

España trata tan bien a sus enemigos que a veces pareciera que estuviésemos ante uno de los países más tontos del orbe. Nuestra democracia presenta una peculiaridad respecto a otras como la gala, la estadounidense o la germana. Dadivosos como nadie, aquí acogemos en el corazón del sistema a partidos que tienen como objetivo manifiesto destruir la unidad nacional, o liquidar el marco constitucional. Las cartas magnas de Alemania, Francia o Portugal, perfectamente honorables, incluyen títulos que establecen que todos los partidos han de respetar la unidad y la soberanía nacional. El artículo 21 de la Constitución alemana declara «inconstitucionales» a los partidos que «tiendan a desvirtuar o eliminar el régimen fundamental de libertad o democracia o a poner en

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso