Pepa no es bandera

De Marisol abusaron en su infancia y ahora es forzada a metooear sin querer

Rosa Belmonte
Actualizado:

En la película «Gran Hotel», Grusinskaya (Greta Garbo) decía que quería estar sola. No fue la actriz sueca la que pronunció esas palabras, sino su personaje, aunque se retirara del cine en 1941 a los 36, después de «La mujer de las dos caras». Años después explicó que lo que ella sí había dicho fue que quería que la dejaran en paz. Pero de sola nada. Tenía amigos (entre otros, Cecil Beaton o George Cukor), viajaba, iba a comprar ollas a casa de Betsy Blair y Gene Kelly para cocinar al vapor (le preocupaba mucho la dieta) y acudió a la Casa Blanca cuando la invitaron los Kennedy. Hasta Garbo cayó rendida a Camelot. No era ninguna reclusa. Tras el

Rosa BelmonteRosa BelmonteArticulista de OpiniónRosa Belmonte