Pedro y su circunstancia

A izquierda y derecha, la utilización del poder con fines partidistas ha sido una constante desde el arranque de este mejorable régimen del 78

Jesús Lillo
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Como en un chiringuito televisado de postfútbol, lo mejor del partido fue la tertulia que vino después. De comentaristas y hooligans ejercieron las ministras de Educación y Justicia, rendidas al genio y el hechizo de Sánchez, del que son comparsa y circunstancia. «Ha sido un discurso de Estado», dijo Celaá. «Sus decisiones nos marcarán a todos como españoles y se proyectarán en el futuro», siguió Delgado, que algo sabe de las proyecciones futuras de un pasado que casi siempre queda grabado. Éxito garantizado. No hubo cortes para publicidad, valga la redundancia. Todo fue product placement.

Sin necesidad de rebobinar la secuencia y aplicar el VAR, la portavoz del Gobierno dictaminó que ayer no hubo mitin en La Moncloa. «Vayan ustedes

Jesús LilloJesús LilloRedactorJesús Lillo