Paradojas europeas

Recoge la revista «Science» un estudio norteamericano acerca de la influencia

CÉSAR NOMBELA
Actualizado:

Recoge la revista «Science» un estudio norteamericano acerca de la influencia que tienen los cursos de Secundaria, sobre diferentes materias científicas, en el posterior rendimiento de los estudiantes en esas mismas materias en la Universidad. Una buena formación previa, en Biología, Física o Química, respectivamente, determina mejores resultados de quienes luego cursan cada una de estas materias en la universidad, lo que no sorprende. No hay influencias cruzadas entre estas temáticas según el referido análisis; en cambio, la formación en Matemáticas potencia posteriormente los resultados en todas las materias científicas analizadas.

Bienvenidos sean los estudios empíricos que aporten claves sobre la forma de organizar la Educación Secundaria. La formación científica preuniversitaria es la clave para promover la formación de las futuras generaciones, en un país que aspira a progresar por la vía de la Ciencia y la Tecnología. Está a punto de desvelarse el último informe Pisa de la OCDE, sobre indicadores de logros formativos en ciencias, matemáticas, lectura y resolución de problemas. Datos extraoficiales adelantados no revelan que nuestro sistema haya avanzado, ni que destaque para nada entre los de los países con los que hemos de competir. Más bien nos relega a lugares problemáticos, sin que situaciones parecidas en algunos países ricos tengan que suponer consuelo alguno. De informes anteriores se concluía la necesidad de realizar un gran esfuerzo que se aplaza una y otra vez.

Los problemas de nuestro sistema educativo van, desde lo escaso de la inversión, hasta el localismo que conduce a una notable cortedad de miras, incluso un falseamiento de la Historia en muchas comunidades.

Sin embargo, no hay futuro sin una educación de calidad; tiene que ser la gran apuesta.Cuando se acerca el momento de decidir sobre el gobierno de los próximos años, tal vez haya que recordar que la escuela fue punto focal de las recientes elecciones en Francia, cuando nuestros vecinos decidieron plantearse su futuro en serio.