La paradoja del centro

El error de Rivera fue abandonar un espacio ecléctico que en su legítima ambición consideraba demasiado estrecho

Ignacio Camacho
Actualizado:

Pocas oportunidades tendrá un político de justificar el incumplimiento de una promesa como la que se le presenta en estos días a Albert Rivera. El líder centrista podría ser, si quisiera, el hombre que hiciese posible en España un Gobierno moderado de centro-izquierda, la inclinación ideológica por la que su partido mostró vocación primigenia. Un eventual pacto con Pedro Sánchez, de investidura o, como el frustrado de 2016, para la legislatura entera, rescataría a los españoles de una casi segura alianza del PSOE con extremistas antisistema, impediría subidas fiscales contraproducentes para la clase media, frenaría la probable entrega al separatismo catalán de nuevas concesiones y competencias y contaría con el beneplácito indiscutible de la Unión Europea. Sin embargo, tal acuerdo

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho