IGNACIO CAMACHO
IGNACIO CAMACHO

Panorama desde el puente (aéreo)

VA con prisa por la T-4, camino del puente aéreo. «Ya sabes que por las tardes

Por Ignacio Camacho
Actualizado:

VA con prisa por la T-4, camino del puente aéreo. «Ya sabes que por las tardes está imposible...» Pasa en Madrid un par de días a la semana, por trabajo, «y no es fácil últimamente, créeme, ha aumentado el recelo. Alguna vez hasta me han increpado en la calle al oírme hablar en catalán por el móvil». Es de los que no quieren sentirse extranjero en España, «pero estamos haciéndolo mal aquí y allí. No me preguntes lo de todos, soy catalán y español y me resisto a dejar de ser lo uno y lo otro. ¿Estamos locos o qué?».

Por los largos pasillos de Lamela y Rogers hablamos de las elecciones, claro. «Mira, yo no sé si Mas es el candidato de Zapatero, pero te digo que a simple vista lo parece. Cada vez que ha flojeado su imagen, el Gobierno le ha dado oxígeno. Ocurrió en enero, cuando el pacto del Estatut, y recientemente con los presupuestos. En Cataluña, pese a todo, lo que se valora de un político es que se entienda con Madrid. Que saque cosas, ya me entiendes. Y a Mas lo han hecho candidato en Moncloa. No es mal político, un poco de cartón, pero su entendimiento con Zapatero le pone alzas y lo proyecta a los ojos de su electorado. Montilla parece un subalterno».

«Lo curioso es que el partido más sólido de Cataluña es el PSC. Es hegemónico en el cinturón industrial, entre los antiguos emigrantes y sus hijos, los nuevos catalanes, pero tiene una presencia muy potente en la Cataluña profunda y en la izquierda urbana universitaria. Para que me entiendas: no sólo Badalona y Cornellá, sino también Mollerusa, Manresa y hasta en Sant Gervasi y el Puxet. Ocurre que en las autonómicas casi nunca moviliza todo su potencial. Maragall pudo hacer la síntesis, pero falló la conexión con Madrid, y ahora la cuestión está en saber si Montilla perderá el voto catalanista. Yo creo que parte de ese electorado se va a desplazar a CiU, o se abstendrá, pero yo no leo encuestas, y las que leo me las creo poco. Una cosa tengo clara: con Maragall y Montilla juntos, ganarían de largo. Pero por lo visto no pudo ser».

«Hombre, el catalanismo sociológico, la burguesía y el poder industrial, estarían encantados con un pacto entre socialistas y convergentes. Aplaudirían con las orejas. Esa es la opción que ofrece más estabilidad, tranquiliza respecto al entendimiento con Madrid y aleja el fantasma del tripartito, que asusta al establishment. Lo que pasa es que ya sabes que la política tiene sus propias claves, y quizá no sea posible. Pero si Mas gana en votos y escaños, será difícil quitarle la Presidencia. A Zapatero le conviene ir a las generales con CiU al lado, no enfrente; así afianza su perfil centrista y aísla al PP, que yo creo que con Piqué aguantará el tipo, o bajará muy poco. En todo caso, no olvides algo: ZP es de los políticos mejor valorados en Cataluña, por el Estatuto. Quizá sea donde tiene valoración general más alta. Somos raros, ¿no? Je-je... Te dejo, que si no tomo el próximo vuelo llegaré a medianoche: yo votaría al que antes lograse que se termine el Ave...»